El poder de la Identidad para alcanzar tus metas

Cuando te ves al espejo, ¿que ves?

Déjame empezar por recordarte que la imagen en el espejo, esa que reconoces tan bien, que te hace sentir cómoda porque es tu cara, es una imagen inversa de como te ven los demás, mientras tu te sientes cómoda al espejo con esa imagen invertida, la gente que mejor te conoce y con la que pasas mas tiempo se siente cómoda con como te ves invertida.

También vale la pena, antes de contestar la pregunta saber que cuando estas de mejor humor te ves de mejor manera, sea lo que sea esto para ti, te ves mas delgada, mas guapa, te queda mejor el cabello, los hombres que buscan verse así se verán mas musculosos y masculinos, es mas esa camiseta que resalta tus bíceps los resalta mas. Y cuando estas de mal humor, ves mas de aquello que tu consideras como fallas, tanto en tu aspecto como en tus capacidades en general.

La cosa es que cuando te ves al espejo, no necesariamente ves lo que ven otras personas, tu pareja quizá sea físicamente atraído a atributos tuyos que a ti no necesariamente gustan tanto como otros, el verse cool, guapa, sexy, fuerte, y cuantos atributos mas se te ocurran, los va a percibir la gente pero no necesariamente por aquello que tu buscas demostrar.

Tú eres quien eres, de eso no hay duda, pero la mayor parte del tiempo buscas demostrar que eres una cosa u otra. Por ejemplo vas a una reunión familiar y quizá busques verte feliz, exitosa, trabajadora, enfocada. Porque es lo que piensas que tus padres quieren ver en ti. Cuando vas a una reunión con amigos quizá busques verte y sentirte divertida, sensual, exitosa, determinada, etc. Una reunión con el director de tu empresa, con algún líder político, con un psicólogo, tu tía la persignada o la persona que te gusta cambiarán el como quieres que esas personas te perciban.

En tu trabajo, en la escuela, en tu negocio buscarás ser percibido de cierta manera relacionada con el desempeño de tus actividades, y es difícil demostrar características como duda, miedos, ignorancia, indecisión. Ya que si estas frente a personas a tu cargo, ante tu jefe o tus clientes lo que menos querrás demostrar es cualquier tipo de vulnerabilidad. Vivimos con la creencia de que el ser vulnerable es equivalente a no ser lo suficientemente capaz, cuando en realidad todos los humanos por definición somos vulnerables, Antonio Damasio define a los humanos, no como maquinas pensantes sino como maquinas emocionales que a veces piensan.

Existe una brecha entre esa identidad percibida que deseas y tu identidad personal, aquella que también crees saber cual es, pero en esta en vez de desear ser todo lo bueno y positivo como deseas que los demás te vean, aquí sacas todos tus miedos, tus dudas, y esa vulnerabilidad que evitas demostrar en público.

En la adolescencia, además de los cambios físicos y hormonales que todos sabemos ocurren, empieza un cambio muy importante en la generación de la identidad personal, por un lado quieres pertenecer a diferentes grupos y para ello empiezas a actuar y vestir como los demás de ese grupo y por otro lado buscas dentro de ti quien quieres ser o quien eres. Y si bien este es un proceso que dura toda la vida y la familia siempre será un referente importante, en esta etapa humana decidimos un camino particular a seguir dentro de la búsqueda de esa Identidad.

El tema de la identidad es uno que no existiría si los humanos no fuéramos animales sociales, nuestra genética está programada para buscar pertenecer a otros grupos de personas por protección y crecimiento tanto de los individuos como de los grupos. Y sobretodo la satisfacción de ser reconocido de alguna manera dentro del grupo, progresar a un mejor estatus y destacar de alguna manera. La cosa es que para destacar en grupos definidos tienes que aumentar en ti las características del grupo, por ejemplo en el grupo de comedores de donas, tendrás que comer mas donas, ser mejor catador de los ingredientes en las donas o quizá ser el mejor Cheff de donas del grupo.

Ahora imagina en que forma el querer pertenecer a un grupo de Yoguis veganos y que no comen carbohidratos ni grasas puede afectar tu identidad cuando habitualmente eras una destacada comedora de donas.

Y si bien mi ejemplo es exagerado y en forma de chiste, esto ocurre a través de tu vida mas de lo que piensas, en un cambio de trabajo, en actividades deportivas o artísticas, con tu familia y hasta con grupos de amigos de la infancia.

Pertenecemos a muchos grupos a lo largo de nuestras vidas en donde muchas veces las características intrínsecas de un grupo chocan con las características de otro u otros y la mejor manera de protegernos es a través del regreso a las características habituales mas arraigadas en la identidad de cada quien, como aquellas desiciones que empezamos a tomar y partir en la adolescencia.

Entonces no es sorpresa que sea tan difícil cambiar el rumbo de tu vida, estas motivada a seguir ahí por tu identidad misma la cual formó tantos hábitos en tu personalidad actual.

Tenemos como humanos tanta influencia en nuestra identidad, que es muy difícil saber realmente cuál es esa identidad que nos define y con la cuál estamos a gusto.

El como te reconoces debería de ser la medida de tus comportamientos, de tus pensamientos, de tus acciones y reacciones, mas no siempre es así, y esa brecha entre lo que en realidad eres, lo que buscas ser y tu capacidad o potencial de en lo que te puedes convertir genera estrés, ansiedad, frustración, desmotivación, soledad y muchas otras emociones negativas.

Tienes suficiente trabajo dentro de tu propia confusión de identidad como para trabajar en ello toda tu vida pero ademas tienes la expectativa de los demás, empezando por tus seres queridos, tus amigos, compañeros del trabajo, jefes, clientes y la sociedad en general.

Tu identidad es tan importante, que a través de ella puedes lograr todo aquello que te propongas, la paradoja es que o que tu ves en el espejo, y no me refiero solo al espejo físico sino a la imagen que tienes de quien eres, genera tu identidad, peor puedes primero cambiar tu creencia de esa imagen de quien eres para cambiar la forma en como te comportas y por ende la forma de tus resultados.

De la misma manera que algo agradable te hace sonreír, pero si te fuerzas a sonreír de la nada encuentras sentimientos agradables.

He preparado unos ejemplos de cambio de Hábitos basados en la identidad para ti, es muy sencillo y espero que explique de mejor manera cómo puedes utilizar tu identidad para obtener todo aquello que deseas.


Ejemplos de cambio de hábitos basado en tu Identidad.

  1. Meta: Escribir un libro

Cambia tu mentalidad hacia ser una persona que escribe todos los días, que investiga todos los días, que toma nota de sus investigaciones y que disfruta estar frente a la computadora tecleando párrafos, Eres una escritora, una autora y la meta no es terminar un libro sino escribirlo día a día.

2. Meta: perder peso

Eres una persona activa a la cual no le molesta tomar las escaleras en vez del elevador o las escaleras mecánicas, no te molesta caminar or eso te estacionas lejos del lugar a donde vas, te levantas de escritorio constantemente, cuando estas al teléfono caminas alrededor, en las fiestas bailas, en las carnes asadas juegas, brincas, nadas. Si se arma un partido de cualquier deporte le entras porque eres una persona activa. Puedes empezar poco a poco o de lleno, la cosa es que te sientas realmente una persona activa.

3. Meta: Correr una carrera.

Eres una persona que disfruta salir a correr, eres un corredor.

4. Meta: Tocar un instrumento.

Eres un músico, disfrutas el tocar todos los días, y te gusta ver el progreso de lo que tocas, te gusta ver la música escrita, etc.

5. Meta: Tener un negocio exitoso.

Eres un empresario, te gusta tener la información de tu ramo, ves las oportunidades en el mercado, en los clientes, en tus competidores, entiendes de los números relacionados con tu negocio y los que no sabes lo subcontratas o lo aprender por el negocio.

5. Meta: Libertad Financiera

Eres una persona ahorrativa, no te gastas mas de lo que ganas y no te endeudas sin saber que está dentro de tu capacidad de pago, alocas un porcentaje de lo que ganas a un fondo de inversión o de retiro religiosamente. Aprendes de inversiones constantemente porque te interesa recibir ingresos pasivos, ves las oportunidades, buscas mas oportunidades activamente.

6. Meta: Ser mas productiva

Eres una persona que busca sentirse bien para trabajar en lo que sabe que tiene que trabajar, no te desvelas viendo netflix porque eso interfiere con tu día siguiente, eres una persona que le gusta apagar su teléfono cuando está trabajando en algo importante y te enfocas realmente en las cosas que valen la pena.

Profecía Auto cumplida

La idea de estos ejemplos es darte una pauta de como tu identidad puede ir cambiando poco a poco en el ámbito de tu vida en donde quieres cambiar, mejorar y crecer.

Para terminar quiero contarte una historia personal en donde hoy viéndolo en retrospectiva entiendo el cambio de identidad que pasé y como eso me funcionó no solo en la meta inmediata que tenía sino en muchas otras metas a lo largo de mi vida.

Yo era un niño gordo, de hecho viendo fotos no me veo tan obeso como me sentía, pero yo tenía en mi mente la identidad de niño gordo, esta identidad también afectaba la forma en como jugaba con otros niños, pues ,e consideraba no muy bueno en los deportes y hasta era de los que escogían al final, no porque los demás me consideraran malo para el juego o el deporte sino porque yo me consideraba malo para el juego o el deporte, esa identidad de ser malo para los deportes se reflejaba en como me desempeñaba en los deportes, como quien dice era una profecía auto cumplida.

Mi gran aprendizaje de esta etapa fue que cuando había un motivador extra, ya fuera externo o interno, y le echaba todas las ganas al juego o al deporte en que estaba involucrado, mi desempeño era similar y a la altura de los demás, aunque de esto no me di cuenta hasta años después.

Mis papas siempre me tuvieron en clases extracurriculares de algún deporte, Tan Kwan Do, Natación, Futbol Soccer, etc. ósea yo si era un niño activo pero tenía una etiqueta en mi cabeza que no se veía así.

Mi hermano mayor estaba en una escuela de buceo, y dos de mis mejores amigos buceaban, por lo que mi camino me llevó a la Alberca Olímpica Francisco Márquez en México para aprender buceo. El sistema de enseñanza era de los antiguos en donde había toda una preparación física al mismo tiempo que se enseñaba la teoría y práctica del buceo y me enganché en ser buzo, me enganché tanto que ahora una de mis identidades era la de ser buzo y poco tiempo después instructor de buceo. Esto me llevó a reencontrarme con la natación y a querer nadar mas, también en este tiempo encontré el triatlón y quería explorar el deporte pero mi meta no era tanto el deporte o deportes como la perdida de peso, yo quería estar a gusto con mi cuerpo y poder quitarme la camiseta en las playas y en la alberca sin pensar en que se me veía la panza.

Empecé a competir, y si, era malísimo. Pero me enganché y seguí haciendo y entrenando para triatlón, poco a poco mi entrenamiento ocupaba mas y mas tiempo, mi circulo social estaba mas poblado por deportistas que antes y mi gran descubrimiento en la Universidad es que mis compañeros y maestros me veían como un atleta, cuando yo me seguía sintiendo niño gordo.

Resulta que sin darme cuenta pasé de comportarme como niño gordo a comportarme como un atleta, poco a poco empecé a tomar mejores desiciones en cuanto a mi comida, a mi sueño, al manejo de mi tiempo para poder entrenar. Sin darme cuenta me levantaba a las 5 de la mañana para salir a entrenar cuando odio levantarme temprano y odio el sonido del despertador con todo mi ser. La motivación venia de adentro, de ir a entrenar con mis amigos, de subir un camino y ver la vista, de sentir el frio de en la mañana, hoy que ya no vivo en CDMX ni me levanto a entrenar a esa hora te puedo decir que lo extraño.

Pero la conclusión a esta breve historia es que hace muchos años que no me preocupa mi cuerpo o la estética del mismo, ya no compito en n ningún deporte sin embargo me considero un atleta, juego todos los deportes por malo que sea, le echo todas las ganas y mi gran motivación es hacerlo con mis hijos.

Ese cambio de identidad me llevó a escalar montañas, a correr Ironman, a velera alrededor del mundo, a competir en Crossfit, correr maratones, esquiar pero sobretodo a nunca limitarme en lo que puedo y quiero hacer, porque hoy se que se puede.

Me acabo de inscribir a clases de gimnasia a mis 47 años, nunca había hecho una rueda de carro y ya estoy aprendiendo, no podría hacerlo sin haber cambiado mi identidad en la época de la Universidad.

No se que ocurrió primero, si la forma en como los demás me percibían o en como me percibía yo, la cosa es que el resultado ha sido muy positivo para mí.


Ahora, ¿en qué puedes usar el cambio de Identidad para conseguir una meta?


Cuéntame....




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo